Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
HAN ENCONTRADO ONCE NUEVAS CUMBRES

Un grupo rastrea Pirineos a la caza de tresmiles "fantasmas"

Un grupo de pirineístas está revisando el catálogo “oficial” de los tresmiles del Pirineo elaborado en 1990 por un equipo liderado por Juan Buyse. Por ahora han encontrado once nuevas cumbres que superan esa cota y han apeado de la lista media docena.Pero el trabajo sigue y puede haber más sorpresas.

Dioni Serrano - Viernes, 21 de Septiembre de 2012 - Actualizado a las 11:48h.

Patxi Termenón en el Pic Badet.
Patxi Termenón en el Pic Badet. (Los cazafantasmas)

Galería Noticia

  • Patxi Termenón en el Pic Badet. Patxi Termenón en el Pic Badet.
  • Aguja SW del Pico Abadias, un bello tresmil "fantasma". Aguja SW del Pico Abadias, un bello tresmil "fantasma".
  • Haciendo mediciones en la cresta del Medio, en la Tuca de Coronas. Haciendo mediciones en la cresta del Medio, en la Tuca de Coronas.
  • Patxi Termenón en la Cresta de Cregüeña. Patxi Termenón en la Cresta de Cregüeña.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

¿Cuántas cumbres de más de tres mil metros hay en el Pirineo? Es la pregunta del millón. La cuestión parecía haber quedado medianamente zanjada con la publicación en 1990 del Catálogo de los Tresmiles, un trabajo casi enciclopédico llevado a cabo por un puñado de pirineístas al mando de Juan Buyse que contenía un listado de 212 cumbres.

Naturalmente, no todos estaban de acuerdo con el método seguido por el Equipo de los Tresmiles ni, naturalmente, con el listado. Sin embargo, la aceptación del catálogo por parte de la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo) le dio un espaldarazo a la lista de tresmiles de Buyse que pasó a ser considerada por muchos como la lista oficial.

Desde hace unos pocos años, otro grupo de pirineístas que se hacen llamar Los Cazafantasmas, ha iniciado un trabajo de revisión de forma voluntaria. Los cazafantasmas, armados con aparatos GPS, que ofrece lecturas de altitud más fiables que la de los altímetros barométricos, han encontrado más un tresmil ignorado hast ahora, y también han destronado algunas cumbres tenidas como tal.

Uno de los miembros más activos de Los Cazafantasmas, Patxi Termenón, nos explica con detalle cómo es el trabajo del equipo y nos desvela alguna de las conclusiones en una interesante entrevista.

¿Quiénes componéis el grupo de Los Cazafantasmas?
Lo formamos un grupo de montañeros habituales de los foros de montaña que nos conocimos gracias a Internet. Somos dos franceses: Florian y Beñat; un catalán: Carles; un maño: Luis, y el resto vascos: Fidel, Martín, Joseba, Jesús Mari, Josu, Alfredo y yo mismo, Patxi. Bueno, a Beñat se le puede también considerar vasco.

¿A qué se debe este nombre tan curioso?
Cuando discutíamos la posibilidad de que existieran cotas de tres mil metros que no estuvieran reseñadas en la lista de Buyse, pensábamos que éstas, de existir, bien se podrían denominar “fantasmas”, pues solo serían visibles desde determinados puntos. De estar a la vista ya hubieran sido catalogadas. Así surgió el nombre, para encontrar fantasmas que mejor que los Cazafantasmas.

¿Cómo habéis organizado el trabajo de revisión?
No tenemos una organización como tal, entendida ésta como un método. Hemos censado aquellas puntas, elevaciones, agujas, que sospechamos con posibilidad de cumplir la única regla de catalogación de tres miles de las establecidas por Buyse que consideramos válida: tener cuanto menos diez metros de prominencia en todo su contorno, y tratamos de ir comprobándolas. No es que seamos fanáticos de esta cifra, pero es una forma objetiva de catalogar los tresmiles, y dado que Buyse confeccionó (en teoría) su lista con este valor, es el que hemos tomado como partida. Tanto para determinar nuevas cotas, como para rechazar otras que, figurando en la “lista oficial”, no alcanzan dicha prominencia.

¿De dónde salen esas cotas a comprobar?
De cualquier parte, a veces es una cita en la bibliografía o una cota reseñada sin nombre en un mapa, a veces es una sospecha en una fotografía y evidentemente de la propia observación, por lo que nuestra lista de cotas sospechosas es abierta. Luego, cada miembro del equipo es libre de ir a comprobar lo que considere oportuno. Una vez comprobada, cada cota pasa de ser sospechosa a uno de los tres estados siguientes: bien la admitimos como nuevo tresmil y la publicamos en nuestro blog
; bien queda definitivamente rechazada; o si la medición de la prominencia está comprendida entre los 7 y los 13 metros y no tenemos otro medio que nos confirme su validez queda en un estado de “pendiente”. Ese rango de duda es el que hemos comprobado que podemos dilucidar con la precisión actual de los GPS.

¿Cuándo y por qué comenzasteis esta revisión?
Todo aquel que haya ascendido un buen número de tresmiles siguiendo la lista del libro de Buyse, se habrá dado cuenta en distintos lugares, de que hay más elevaciones que las allí citadas. Era preciso comprobar si esas elevaciones cumplían la regla de la prominencia. Una simple cuestión de curiosidad. En noviembre de 2006, Alfredo y yo visitábamos una de estas cotas, prácticamente de casualidad. Nos dimos cuenta que sobrepasaba la prominencia exigida y publicamos un artículo con ello en la revista Pyrenaica de la Federación Vasca de Montaña. Al año siguiente cuajó el grupo como tal cuando un grupo de montañeros conocidos confirmó en la Cresta de Llosás la existencia de una cima sur de la Aguja Argarot. Esta cima ya había sido indicada por diversos autores: Alejos, Capdevila e Hipólito Maeso. Era fácil de encontrar, pero había que medirla. El resultado del GPS: 14 metros de prominencia.

¿Cuántos “tresmiles” de la lista de Juan Buyse se han apeado y cuántos nuevos se han añadido?
Ya en la última edición del libro de Buyse, en 1997, se daba cuenta de tres tresmiles catalanes que según las más recientes mediciones quedaban por debajo de esa altitud. Lo que no vamos a hacer es ir contra las alturas oficiales, obtenidas con métodos mucho más precisos que nuestros GPS. Hay pues unas cimas (seis) que actualmente están cotadas por debajo de los 3.000 metros y que no deben figurar en la lista. A estas hay que añadir, de momento, otras cinco que no alcanzan los 10 metros de prominencia. Como nuevos han aparecido, también de momento, once nuevas cotas.

Estas cifras pueden sufrir variación próximamente. En nuestro blog tratamos de mantener actualizado el censo según lo que vamos encontrando, quién esté interesado en conocer las últimas novedades es allí donde las puede encontrar.

Entre los eliminados ¿cuáles son los más significativos?
Sin duda el Pico de la Frondella SW y el Pico Arnales dado que en la lista de Buyse estaban considerados como cimas principales. En este caso ha sido por minoración de su altura por el Instituto Geográfico Nacional. Hay otra cima principal que está en duda, el Pico de Boum. Para la institución española no alcanza los 3.000 metros, pero sí para el IGN francés, con lo que la mantenemos en la lista por hoy. Hay que decir que para nuestros GPS mide 3.007 m.

Y entre los nuevos, ¿hay alguno curioso o muy interesante?
Cuando comenzamos con esto, ya sospechábamos que las cotas que íbamos a encontrar tendrían, por decirlo así, un nulo interés montañero. Estarían bien como curiosidad o para pulir el listado de Buyse. Pero nos hemos encontrado con alguna sorpresa. La primera en la Aguja Argarot Sur, pues allí se comprobó que las tres agujas tradicionales de la Cresta de Llosás llevaban décadas mal indicadas en la cartografía. La segunda ha surgido este mismo verano, cuando Jesús Mari y Josu han visitado uno de nuestros deberes pendientes, encontrándose con toda una verdadera cima de 3085m. Aunque achicada por la gran pared en cuya proximidad se ubica, sus respetables 22 metros de prominencia la convierten en una de las agujas más estéticas que puede presentar el Pirineo. No hemos hallado ninguna referencia a ascensiones anteriores, y bien que las hemos buscado. Es la Aguja SW del Pico Abadías.

La lista confeccionada por el equipo de los tresmiles de Buyse siempre ha generado cierta polémica. ¿Era vuestra intención “ir” contra este listado o lo consideráis como un buen punto de partida?
Todas las publicaciones que han tratado sobre los tres miles con posterioridad a Buyse han tomado como punto de partida su obra, nosotros no vamos a ser menos. Es un buen punto de partida. Lo que apreciamos es que no se comprobó exhaustivamente en su día.Enlazando con esta pregunta, existe un artículo muy interesante que en 2008 publicaron en Vèrtex Jaume Llanes y Montserrat Timoneda, en el que razonaban y abogaban por una lista “abierta” de tres miles.Lo que parece evidente hoy en día, es que el intento de Juan Buyse por cerrar su lista, por hacerla definitiva y oficial, ha fracasado, pues ¿qué obra humana se puede arrogar el adjetivo “definitivo”? No obstante la lista de Buyse sigue siendo una referencia insoslayable al hablar de tres miles y posiblemente el mayor avance realizado en la enumeración de estas cimas.

¿Qué criterio habéis utilizado para identificar y catalogar a las cumbres?
Respecto a las altitudes nos basamos en los datos que figuren en los distintos institutos cartográficos, caso que existan. En caso contrario en los datos suministrados por los GPS. Respecto a la toponimia hemos procurado utilizar exclusivamente referencias geográficas a falta de datos más precisos que podrían ser suministrados por los Ayuntamientos o instituciones locales. Es decir, ignoramos si existe algún nombre tradicional para alguno de los puntos señalados, caso que así sea lo acogeríamos con sumo agrado. En algún caso, Nudillo del Monte Perdido, hemos hecho uso de un nombre más imaginativo.

¿Qué medios habéis utilizado para medir la altitud?
Al comienzo de esta historia se realizaron diversas comprobaciones acerca de la exactitud de los aparatos GPS en lugares con una cota establecida. Se halló que dejando operar al aparato durante un periodo de diez minutos y obteniendo la media de las medidas la precisión mejoraba considerablemente, obteniendo un error de más menos tres metros. Es así que procuramos realizar las mediciones.

¿Dais por terminada la revisión o es un trabajo que se alargará sine die?
La labor de revisión está todavía lejos de finalizar, si ello es posible. No nos marcamos fechas dado el carácter voluntario con el que realizamos las exploraciones. Es evidente que algún día agotaremos nuestra lista de cotas a comprobar. Y siempre quedará la posibilidad de que se nos escape alguna cota. Con contribuir a avanzar en el conocimiento del Pirineo nos damos por satisfechos. Las generaciones futuras podrán ampliar o modificar nuestro trabajo.

¿Habéis contactado con el Equipo de los Tresmiles para estudiar la posibilidad de variar la lista con vuestras observaciones?
En un principio pensábamos que el Equipo de los Tresmiles, aunque silencioso, continuaba existiendo. No hay tal. Unos contactos con Juan Mari Feliú nos desvelaron su inactividad desde la muerte de Buyse en 2002. Entre los miembros del Equipo en esa fecha, Buyse había nombrado a dos coordinadores, uno por cada vertiente, Jean-Louis Aranjo para la parte norte y el propio Juan Mari al sur. Además como garantes de la oficialidad de su lista quedaban encargados la Editorial Roca y la propia UIAA, quienes debían validar las nuevas propuestas que hiciera el Equipo. Todo este montaje se ha ido enfriando desde entonces y, actualmente, se puede decir que ya no existe a quién dirigirse.

¿Y con los institutos cartográficos oficiales y las editoriales especializadas en cartografía de Pirineos?
Sí, hemos tenido contactos con Editorial Alpina a quién comunicamos la situación errónea de las Agujas de Llosás en su cartografía. El equívoco viene de la cartografía base utilizada que es del CNIG. Alpina corrigió el error en 2008 y desde entonces sus mapas reflejan la posición correcta de las Agujas más el añadido de la Argarot Sur. Con los institutos oficiales no hemos tenido contactos, aunque no los descartamos en el futuro.Existe en internet un grupo especializado en realizar cartografía explotable desde los GPS, que aunque ignoramos quienes son, parece que siguen nuestros hallazgos, pues incluyen las cotas que vamos señalando en las sucesivas ediciones de lo que llaman TopoPirineos.

¿Qué opina de vuestro trabajo Feliu Izard, autor de otra de las listas de tresmiles más “aceptadas”?
Es pública la animadversión de Feliu por Buyse y su obra, no sé en que orden. Es cierto que el carácter de Buyse le llevó a enemistarse con mucha gente y quizás ello tenga que ver. Por lo que yo sé no llegaron a conocerse. Lo que sí hubo fue una casi coincidencia temporal a la hora de publicar sus primeras listas. El listado de Feliu trata de reflejar lo que son indiscutiblemente cimas, pero no sigue un criterio objetivo a la hora de incluirlas. Además la lista varía de tiempo en tiempo, creo que va por la novena o décima edición. Es una referencia seguida principalmente por los montañeros del Centre Excursionista de Lleida , donde no cabe duda que fomenta la vida social del club. Para él es una perdida de tiempo el andar rebuscando entre las cotas de tres mil y el tratar de completar lo que llama las “tachuelas” de la lista de Buyse.

Hace unos años, en 2004 concretamente, el pirineísta Tòfol Tobal aseguró haber “descubierto” un tresmil en el macizo de las Maladetas, que bautizó como Torrre Cordier. ¿Está dentro de vuestro catálogo?
No, y no lo estará nunca. A la Torre Cordier, sus primeros visitantes, franceses le pusieron el significativo nombre de Table de la Maladeta, o sea Mesa de la Maladeta, dado que ese carácter plano presenta. Es un rellano en mitad de una pendiente. Por un efecto de perspectiva, visto desde abajo parece sobresalir y formar una cima, pero no tiene la mínima prominencia exigida. Nuestro compañero Florian ha descrito muy bien la Torre Cordier en dos entradas en su blog
 en agosto de 2009 y septiembre de 2011. Por hacer un resumen, consideramos a la lista de tres miles de Juan Buyse y del Equipo de los tresmiles como un avance sustancial en el "tresmilismo". Contribuyó a aumentar el interés por las cimas más altas del Pirineo. De su labor admitimos la prominencia de 10 metros como única regla válida, y ello implica que la lista de tres miles permanece abierta a nuevas incorporaciones, en su caso también a bajas. Muchos pueden pensar con razón que 10 metros es un valor escaso que debiera aumentarse. Es, junto con la toponímica, la crítica más frecuente a su listado. Pero si queremos ser coherentes y avanzar un paso más es inevitable que la usemos, ya que no fue comprobada entonces. Hablar de "tresmilismo" es hablar de pirineísmo, lo que a muchos nos apasiona.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursionismo

Ver todo Excursionismo

+ Libro

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

  • Steve House. Steve House: “Soy un punk con crampones. Vivo para escalar”

    Reinhold Messner dice que Steve House está entre los mejores alpinistas del mundo. Para conseguirlo, decidió seguir un camino que muchos cuestionaban con preguntas insolentes: “¿Qué vas a hacer cuando seas viejo y tengas las rodillas machacadas? ¿Estás ahorrando para tu jubilación?”

  • Portada del libro:  La Torre. Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre, por Kelly Cordes Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre

    No hay tantas montañas que puedan contarnos la historia del alpinismo y su evolución en sí mismas. No hay tantas montañas que nos hablen de nuestro impacto en la historia o que nos hagan preguntarnos ¿qué es lo más importante la cumbre o la escalada? No hay tantas montañas que entre su hielo y su roca encierren una polémica que dura casi cincuenta años.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com