Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA

Alberto Zerain, ante la arista Mazeno del Nanga Parbat

El vitoriano vuelve a un ochomil con Juan Carlos Arrieta para intentar una ruta que nadie ha conseguido completar hasta ahora. Se trata de un largo camino, con tramos de dificultad desconocida, que obliga a subir y bajar hasta siete picos de más de 7.000 m antes de atacar la cumbre del Nanga Parbat (8.125 m).

Isaac Fernández - Viernes, 17 de Junio de 2011 - Actualizado a las 10:03h.

Alberto Zerain en el descenso del K2 (2.008)
Esta foto es del día 2 de agosto de 2008 cuando me disponía a descender del campo 3 del K2 al base, un vez que el día anterior subiera desde este punto a la cima y descendiera. Un momento en el que todavía uno no es capaz de asimilar lo que ha conseguido y cómo lo ha hecho para quedar libre de toda la tragedia que se cebó ese día con muchos de los que salieron hacia cima el mismo día. En estos momentos en los que formo parte de un hermoso paisaje libre de fenómenos que pueden convertir a esta montaña en un infierno, mil metros más arriba, hay gente atrapada en la montaña, algunos de ellos tras una ardua batalla por sobrevivir consiguen descender hasta el campo base con vida. Finalmente entre el 1 y el 2 de agosto murieron en la ruta 11 personas. (ALBERTO ZERAIN)

Galería Noticia

  • Alberto Zerain en el descenso del K2 (2.008) Esta foto es del día 2 de agosto de 2008 cuando me disponía a descender del campo 3 del K2 al base, un vez que el día anterior subiera desde este punto a la cima y descendiera. Un momento en el que todavía uno no es capaz de asimilar lo que ha conseguido y cómo lo ha hecho para quedar libre de toda la tragedia que se cebó ese día con muchos de los que salieron hacia cima el mismo día. En estos momentos en los que formo parte de un hermoso paisaje libre de fenómenos que pueden convertir a esta montaña en un infierno, mil metros más arriba, hay gente atrapada en la montaña, algunos de ellos tras una ardua batalla por sobrevivir consiguen descender hasta el campo base con vida. Finalmente entre el 1 y el 2 de agosto murieron en la ruta 11 personas.
  • El macizo del Nanga Parbat. <br>Foto: Sebastián Álvaro... El macizo del Nanga Parbat.
    Foto: Sebastián Álvaro

Alberto Zerain y Juan Carlos ‘Txingu’ Arrieta comienzan este domingo una aventura en la que pretenden reencontrarse con la esencia del alpinismo de los pioneros. Dificultad, exploración y compromiso son tres elementos que no faltarán en la expedición del alavés y el guipuzcoano, que han señalado la arista Mazeno del Nanga Parbat (8.125 m) como su objetivo principal. Antes, buscarán una aclimatación perfecta intentando el ochomil más occidental del planeta y la segunda montaña más alta de Pakistán por su ruta normal. Una línea de actuación que mantiene el nivel del proyecto (incompleto) que el año pasado les llevó al corredor Hornbein del Everest.

El Nanga Parbat es una montaña que este año iba a congregar una gran cantidad de expediciones, aunque algunas de ellas han decidido cambiar de destino ante la delicada situación sociopolítica que se vive en Pakistán en general y en esta zona de Cachemira en particular.

La artista Mazeno es uno de los trabajos pendientes del alpinismo en las grandes montañas. Una de aquellas rutas que han sido intentadas en varias ocasiones a lo largo de la historia más o menos reciente y que nadie ha sido capaz de completar hasta la cima. Se trata de un camino de unos 13 km de distancia y una docena de puntos de elevación de más de 7.000 m incluyendo ocho cimas individuales, con un desnivel acumulado estimado de unos 6.500 m, que divide los valles de Diamir y de Rupal.

Erhard Loretan, Doug Scott y Voytek Kurtyka ya la intentaron en su época, sin éxito. Posteriormente, en agosto de 2004, los estadounidenses Doug Chabot y Steve Swenson se metieron en ella en estilo alpino y recorrieron por primera vez buena parte de la arista (VI, M4, A3) realizando las primeras ascensiones de los picos 7.060 m, 7.120 m (Mazeno), 7.100 m y 7.070 m. Se quedaron a un solo día de cumbre, cerca de acceder al corredor de Mazeno, cuando tuvieron que retirarse por la vía Schell de la vertiente Rupal.

Al año siguiente, también el suizo Jean Troillet y sus compañeros Claude y Alain Gailland y Frederic Roux fueron rechazados por la arista, cuando habían alcanzado el Collado Mazeno (7.000 m) y pudieron comprobar la excesiva cantidad de nieve inestable que había a lo largo de la arista. La última expedición que se dirigió hacia allí fue la alemana de Luis Stitzinger y Josef Lunger, en julio de 2008. Ellos consiguieron realizar el segundo recorrido más largo por la arista, sólo superado por el de Chabot y Swenson, pero también tuvieron que retirarse, en su caso por la ruta directa de la Diamir que Messner abrió en solitario.

Da la casualidad de que este año, coincidiendo en intenciones con Alberto Zerain y Juan Carlos ‘Txingu’ Arrieta, hay otra expedición que pretende la primera de la arista Mazeno. Se trata del catorceochomilista australiano Andrew Lock, junto a los británicos Rick Allen y Alexander Roderick, que tienen en su punto de mira el mismo objetivo.

Entrevista a Alberto Zerain

Hablamos con Alberto Zerain a escasos días de embarcarse en Barajas con destino a Islamabad.

¿Por qué habéis elegido la arista Mazeno?
El Nanga Parbat es una montaña que me atraía. Buscamos en ella algo original y que me pudiera llamar. Las únicas alternativas eran rutas que ya hay, que igual podríamos haber hecho alguna primera repetición, pero eran opciones más peligrosas. Esta es una línea que ya ha sido intentada y no se ha conseguido, muy estética y un verdadero reto para probar lo que uno tiene dentro.

¿Qué información tienes de la ruta?
He leído algo de la gente que ha ido aantes, pero la verdad es que tampoco cuentan mucho. Espero poder contar yo algo más… si es que la arista lleva a la cumbre, que tampoco lo sabemos exactamente. Lo que sí sabemos es que habrá dificultad técnica y terreno de exploración y aventura, que son la esencia del alpinismo.

¿Quiénes formáis el equipo?
Txingu será mi compañero de cordada para la ruta por la arista Mazeno. Él ya vino el año pasado al Everest y estuvimos muy unidos. También hicimos juntos un intento a la Cessen del K2 en 1997. Además, en la aclimatación que tenemos previsto hacer por la ruta normal (Kinshofer), nos acompañará Miguel Vicente, un escalador navarro que se ha dedicado principalmente a escalar en Alpes, Pirineos y alguna incursión en el Himalaya, como a los Gasherbums.

¿Cuáles son vuestros planes?
El domingo 19 de junio volaremos de Madrid a Islamabad, vía Dubai. Va a ser un viaje lleno de intriga, porque la zona de Pakistán está un poco movida por todo lo que ya se sabe y habrá que ser cautos. Intentaremos ir casi directos al campo base, sin hacerse ver mucho, con precaución. Calculamos que necesitaremos alrededor de una semana para llegar al campo base y después unos 20 días de aclimatación en la ruta normal del Nanga Parbat.

Después de eso, entre el 20 y el 23 de julio si la climatología lo permite, ya nos iremos hacia la arista Mazeno. Para este tipo de retos u otros parecidos (el año pasado, la diferencia era la altitud), que son muy largos, con bajadas y subidas y zonas técnicas, es obligatorio hacer una aclimatación perfecta, con una recuperación perfecta y que te veas que andas muy bien, sin que el desgaste se te pegue al cuerpo demasiado. Sé que es mucho pedir, pero es casi imprescindible porque después calculamos que pueden ser cuatro noches y cinco días de actividad por encima de los 7.000 m.

¿Qué estilo utilizaréis?
Estilo ligero, aunque estudiaremos el material exacto que tenemos que llevar en el campo base, a pie de ruta, para no llevarnos sorpresas por el camino. Una vez allí, nos iremos asegurando donde haga falta, con estacas donde sea necesario y teniendo en cuenta cómo es la vuelta en caso de retirada –a veces es mejor salir por la cumbre que darse la vuelta-, midiendo muy bien las fuerzas y el estado mental.

¿Utilizaréis oxígeno, sherpas…?
Iremos sin oxígeno, sin sherpas y con una tienda de 2 kg y unos pocos gramos.

¿Qué dificultades prevéis encontrar?
Muy físicas, con nieve profunda y con mucho desgaste, lo que hará que lo técnico se convierta en mucho más difícil. Un paso de V o una tirada comprometida pueden ser muy complicadas en esas condiciones. Lo más duro puede ser el factor sorpresa, de encontrarse una dificultad inesperada, y hay que tener muy claro cómo actuar. Las sensaciones son las que mandarán en cada momento si seguimos para adelante o desistimos.

Hablas del factor sorpresa ante lo desconocido... Y es que el tramo final, de ascenso a la cumbre, no lo ha hecho nadie…
Eso es. Ese tramo final se las trae, y hay que llegar muy enteros de la arista, porque después se baja hasta 6.800 m o 6.900 m para tirar hasta los 8.125 m de la cumbre, más de 1.200 m de desnivel en los que hay que dar el do de pecho. Habrá que ver qué opciones hay de seguir la línea hasta la cumbre o bien optar por una travesía para ir por otra ruta…

¿Cómo ves el hecho de que este año haya bastantes expediciones en el Nanga Parbat e incluso una que coincidirá con vosotros en la arista Mazeno?
Me extraña que haya tanta gente allí, que no se hayan echado atrás por la situación que se vive en la zona. Está claro que habrá otras expediciones en el Nanga Parbat, pero es algo que no me preocupa. En cuanto a la otra expedición que tiene previsto ir a la arista Mazeno, si la suma implica unas fuerzas mayores, pues fantástico.

Para acabar, ¿qué opinas de las polémicas que se han generado esta primavera con los rescates en el Himalaya?
Los medios venden y parece que todo el mundo tiene algo que decir sobre este tema, incluso la gente que no entiende nada de las condiciones que se vive en estos lugares. Las polémicas surgen porque todo se mediatiza. Cada uno tendrá que hacer su lectura y valorar si su físico y sus acciones han tenido algo que ver. Pero eso siempre es así. En definitiva, no me ha gustado lo que ha pasado pero ya ha pasado y no se puede hacer más. Pediría que prevalezca el respeto.

 

La expedición a la arista Mazeno del Nanga Parbat de Alberto Zerain y Juan Carlos Arrieta está patrocinada por las empresas Incoesa, Afesa, Eldu y Danobat.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Expediciones

Ver todo Expediciones

+ Libro

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

  • Steve House. Steve House: “Soy un punk con crampones. Vivo para escalar”

    Reinhold Messner dice que Steve House está entre los mejores alpinistas del mundo. Para conseguirlo, decidió seguir un camino que muchos cuestionaban con preguntas insolentes: “¿Qué vas a hacer cuando seas viejo y tengas las rodillas machacadas? ¿Estás ahorrando para tu jubilación?”

  • Portada del libro:  La Torre. Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre, por Kelly Cordes Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre

    No hay tantas montañas que puedan contarnos la historia del alpinismo y su evolución en sí mismas. No hay tantas montañas que nos hablen de nuestro impacto en la historia o que nos hagan preguntarnos ¿qué es lo más importante la cumbre o la escalada? No hay tantas montañas que entre su hielo y su roca encierren una polémica que dura casi cincuenta años.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com